SixDay Science

Faith in Science | Science in Faith

Accolades for renegades

My department will welcome a prestigious visitor this year: a person who received the Nobel Prize in physics in 2011. I looked back at the Nobel laureates for that year, and realized something remarkable — the physical sciences appreciate renegades.

Let’s face it, we’re all resistant to having our cherished ideas upended. But that’s what makes the physical sciences so remarkable — they are dynamic and willing to go where the data lead.

It was only a decade and a half ago that physicists believed the expansion of the universe might be slowing down. They tested that idea, and when evidence was found to the contrary, the physics community went where the data led. Physicists also had enough faith in their own laws and theories to largely accept the implication — an unknown force must be driving the accelerated expansion of the universe. A decade and half after overturning what seemed to be the obvious, the discoverers — Brian Schmidt, Adam Riess, and Saul Perlmutter — received the highest accolade possible in the physical sciences.

(It was only fifty years ago that many in the physics community believed the universe was eternal. Yet a relatively short time after the discovery by Penzias and Wilson of the “echo” of the big bang, physicists largely accepted the conclusion that the universe had a beginning in time. The big bang, once derided by some of the greatest minds in science, quickly became the prevailing paradigm for all of physics.)

In the 1980s, chemist Dan Schechtman made the startling discovery that atoms in solids could arrange themselves in a peculiar way not thought possible given the known laws of nature. He was criticized, ridiculed, and shunned by his colleagues. He persevered under these conditions, and within three decades experienced a complete reversal. He was the recipient of the greatest honor there is for a scientist when he received a Nobel Prize in chemistry in 2011. His discovery of quasicrystals, once derided by some of the greatest minds in science, led the International Union of Crystallography to change the definition of a crystal to incorporate Schechtman’s discovery.

Physics and chemistry are dynamic fields, willing to adopt new paradigms. There may be some initial resistance — which is actually necessary rigor — but they eventually go where the data and logic lead them. And the renegades are rewarded. I can think of few other fields of human study that are like that.

 

Weekly Psalm 19: Centaurus A

Here is your weekly reminder of Psalm 19 — Centaurus A.

Colour composite image of Centaurus A, revealing the lobes and jets emanating from the active galaxy’s central black hole. This is a composite of images obtained with three instruments, operating at very different wavelengths. The 870-micron submillimetre data, from LABOCA on APEX, are shown in orange. X-ray data from the Chandra X-ray Observatory are shown in blue. Visible light data from the Wide Field Imager (WFI) on the MPG/ESO 2.2 m telescope located at La Silla, Chile, show the stars and the galaxy’s characteristic dust lane in close to

Centaurus A is an active galaxy, also known as an AGN (active galactic nucleus). This means an unusually large amount of energy is radiating from its central region (i.e. its nucleus) compared with normal, quiescent galaxies like our own Milky Way. There is strong evidence that every AGN is powered by a supermassive black hole actively feeding on gaseous material; that material becomes superheated as it spirals down and releases a huge amount of radiation. The supermassive black hole in Centaurus A is measured to be 55 million times the mass of our Sun.

An extreme case of an AGN is a quasar, which can outshine a thousand Milky Way-type galaxies. Centaurus A is a less-extreme type of AGN called a radio galaxy, which means it emits an unusually large amount of radiation in the radio part of the spectrum.

The image above is a composite image showing the galaxy in visible light, with submillimeter emission in orange and X-ray emission in blue. Submillimeter radiation falls between the infrared and microwave parts of the electromagnetic spectrum; neither submillimeter nor X-ray emission can be detected with the human eye, so this is what’s called a false-color image. If we had eyes that could detect this sort of emission, this is what the galaxy might look like to us.

Centaurus A is about 12 million light-years from Earth, appearing in the constellation Centaurus. Its brightness makes it the fifth-brightest galaxy in the sky.

Image credit: ESO/WFI (Optical); MPIfR/ESO/APEX/A.Weiss et al. (Submillimetre); NASA/CXC/CfA/R.Kraft et al. (X-ray)

Backyard Astronomy: September 2015

Here are some fun astronomical events you and your family can enjoy in the month of September. All you need is an inexpensive telescope or binoculars for most of these events, but some of them are viewable with the naked eye.

September 4: Mercury at Greatest Eastern Elongation. What this means in plain language is that Mercury will be at its greatest apparent distance (27 degrees) from the Sun in the sky. It’s a great time to observe Mercury, because it’ll be highest in the sky in the evening, just after sunset.

September 23: September Equinox. During an equinox, the Sun shines directly onto the equator, so there is an equal amount of day and night everywhere in the world. This marks the first day of fall in the Northern Hemisphere (Autumnal Equinox), and the first day of spring in the Southern Hemisphere (Vernal Equinox).

September 27-28: Total Lunar Eclipse. A total lunar eclipse occurs when the Earth moves between the Sun and the Moon (see below). Unlike a solar eclipse, in which the Moon moves between the Sun and the Earth, you don’t need any protective eyewear to watch a lunar eclipse. During the eclipse, the Moon will gradually get darker, ultimately turning red in color. The lunar eclipse will be visible from the Americas, Europe, Africa, and parts of Asia. See here to determine visibility and times in your part of the world.

lunar_eclipse

Why haven’t we been back?

Bill Whittle observes that it’s becoming increasingly common for young people to question whether we ever landed on the Moon, despite reasonable explanations for their objections:

Now, I have no problem with people who are by default skeptical until they find compelling evidence and a logical argument for a claim. That’s actually pretty wise. But, like Whittle, I do have a problem with people who are too intellectually lazy to examine the arguments and evidence.

Whittle cites a common objection to the idea that we put men on the Moon in the 1960s and 1970s, which is that we haven’t been back since. Like other objections to the Moon landings, there’s a reasonable explanation for why we haven’t been back.

What’s truly astounding is that, in terms of technology, it really doesn’t take anything more than Newtonian physics and 1960s technology to go to the Moon. The proof of that is the mirrors placed on the Moon in the 1960s for experiments called laser-ranging — we use them to accurately measure the distance from the Earth to the Moon by bouncing laser-beams off of them. So, there’s no doubt we sent something to the Moon in the 1960s. But did that include men? There’s good reason to think so just based on the technology available, but there is one other ingredient that’s necessary to pull off a feat like that, and once you know what that is, you will understand why we haven’t been back.

The first thing we need to consider is the historical and cultural context of the Apollo program. The space program of the 1950s and 1960s was an outgrowth of Eisenhower’s powerful military-industrial complex. NASA’s budget at that time represented a whopping 5% of the federal budget (compare that with NASA’s current budget of just 0.5%). Two major wars in which the U.S. was victorious were still fresh in the memories of Americans. Our economy was doing well, and, culturally, the U.S. was still united. We also had a powerful common enemy — the Soviet Union. So great was our animus for the Soviets, that the U.S. at that time was almost singularly devoted — militarily, culturally, and economically — to beating them in the Cold War.

For those of us who were not around in the 1950s, it’s impossible to understand the shock and fear Americans felt in 1957 when the Soviets successfully put Sputnik in orbit. Then there was Yuri Gagarin and his historic orbital trip around the Earth. The Evil Empire, as Reagan would later call it, had made it to space before anyone else, and Americans were fearful that the Soviets would soon dominate space. So, it was determined that we would do everything in our power to beat the Soviets in the space race, and what better way to beat them than by going to the Moon?

Mountains of money and countless hours of manpower went into the Mercury and Gemini programs, eventually leading up to Apollo. But even then, by the mid-1960s, the political and cultural infrastructure supporting the space program was beginning to weaken. It was after the success of Apollo 11, when men finally set foot on the Moon, that the cracks began to show. NASA continued with five of six remaining Apollo missions, because they had already been planned and budgeted, but with the exception of the doomed Apollo 13 mission, the public wasn’t all that interested in these anticlimactic follow-up trips to the Moon.

By the 1970s, the fervor that had kept the Apollo program going was simply no longer there, and going back was of little interest. What were we going to do there that we hadn’t already done? Establishing a Moon base would require dedicating economic and technological resources far in excess what was required for the Apollo missions. Going to Mars was a long ways off. That didn’t much leave in terms of foreseeable goals for manned missions. It also didn’t help that there was an energy crisis at the time, with the emphasis on conserving energy as much as possible. For those reasons, there was little public or political support for continuing to fund NASA at such a high level.

The government shifted priorities and decided to focus on orbiting space stations and satellites, the reusable Space Shuttles, and the much more feasible robotic explorers that could go anywhere in the Solar System for a fraction of the cost and none of the risk of sending human explorers. With this shift in priorities, the military-industrial infrastructure and the technological and engineering manpower that went into designing and manufacturing manned lunar rockets disappeared.

By the 1980s, the Cold War was also increasingly winding down, or at least competition with the Soviets wasn’t seen as such a high priority. When the Evil Empire formally collapsed in 1991, there was nothing against which the U.S. needed to push back. Much like we build body strength by pushing weights, cultural strength is often achieved by pushing back against some external cultural force. But what Americans were pushing back against by the 1970s wasn’t even clear. Gas shortages? The Iranians? Disco? And what do Americans have to push back against today, except perhaps the increasingly confused and demoralized War on Terror? It’s costing the U.S. trillions in the long term, and it has absolutely nothing to do with space. No politician is going to divert any of that money to going back to the Moon.

So, what else is America fighting against? Global warming, trans-fats, a never-ending list of social justice grievances? I hope you see what I’m getting at here. Unlike the America of the 1950s and 1960s, we have no coherent culture. There is no common enemy. More importantly, there are no common values and goals, and no common vision. All you have to do is look at the political landscape to see that we’re a fractured and demoralized nation, and that’s effective death for any culture.

It didn’t take much in the way of physics to land men on the Moon. What it did take was enormous cultural capital — a compelling reason, a monumental economic and technological effort, and the will of a strong, united, and invigorated people. We need a compelling reason to return to the Moon, and the only reason would be to establish a semi-permanent human settlement. Do we have the will to do that? The America of today hardly resembles its former self, so it shouldn’t be surprising in the least that we, as a nation, haven’t taken any meaningful steps towards expanding the human exploration of space.

Fortunately, that’s not the end of the story. There are still parts of America that remain strong and invigorated. One of those parts is in Mojave, California, where there is a burgeoning private space enterprise. Bill Whittle talks about the Free Frontier here:

Weekly Psalm 19: M74

Here is your weekly reminder of Psalm 19 — galaxy M74.

202918main_hstimg_20071129_m74
Galaxy M74 is a perfect example of what’s called a grand design spiral galaxy, and it’s one of my all-time favorites. M74 appears face-on from our position on Earth, allowing us to see its symmetrical arms spiral gracefully out of its center. Note the blue clusters of star formation and glowing pink pockets of excited hydrogen gas. The dark swirls are dust lanes that obscure starlight, much the way dust in the Earth’s atmosphere blocks sunlight. M74 (the 74th object in the Messier catalog) is about 32 million light-years from Earth and appears in the constellation Pisces.

Image of M74 credit:NASA, ESA, and the Hubble Heritage (STScI/AURA)-ESA/Hubble Collaboration.

Mi testimonio

I’ve had several requests for my testimony in Spanish, so here it is. [The English version is here.] This translation was kindly provided by Nélida Rubio-Diffey.

A lo largo de estos años he recibido numerosas solicitudes para que escriba mi testimonio personal y publicarlo. Me pidieron que diera mi testimonio en una Iglesia Local de Austin como parte de su celebración Pascual, lo que finalmente me obligó a escribirlo aquí. Lo siguiente es una versión adaptada de lo que expuse ese día en la Iglesia.

Nací en los Estados Unidos de América, pero crecí en Canadá. Mis padres eran socialistas y activistas políticos que pensaban que la Columbia Británica en Canadá, sería un mejor lugar para vivir para nosotros, dado que en ese tiempo, ésta tenía el único gobierno socialista de Norteamérica. Mis padres también eran ateos, aunque evitaban ponerse esa etiqueta y preferían la de “agnósticos”. Ellos eran amables, amorosos, y con valores morales, pero la religión no era parte de mi vida. En vez de ello, mi infancia giraba en torno a la educación, particularmente la ciencia. Recuerdo que importante era para mis padres que mi hermano y yo tuviéramos un buen desempeño escolar.

Crecí en las décadas de los setenta y los ochenta, un tiempo en el que la ciencia ficción disfrutaba de un renacimiento, gracias a la extensa popularidad de la serie Star Wars. Recuerdo lo fascinada que estaba con la trilogía original de Star Wars. La cual no tiene casi nada que ver con la ciencia – seria más propiamente caracterizada como una novela espacial – pero me llevo a pensar sobre el espacio en gran manera. También me encantaba la serie original de Star Trek, la cual es más de ciencia ficción. El carácter estoico y razonable de Mr. Spock me era particularmente atractivo. En ese tiempo, la ciencia popular también estaba experimentando un renacimiento, lo cual tuvo mucho que ver con la serie de televisión de Carl Sagan, Cosmos, la cual me encantaba. La combinación de estas experiencias me llevo a tener una curiosidad apasionante sobre el espacio exterior y el universo, en ese tiempo a mis nueve años de edad, ya sabía que algún día sería una científica del espacio.

Para los años setenta, Canadá ya vivía en la era post-cristiana, por lo que yo crecí sin religión. En retrospectiva, es increíble que los primeros veinticinco años de mi vida solo conocí a tres personas que se identificaban como cristianos. A temprana edad mi visión sobre el Cristianismo era negativa y cuando llegue a los veinte años ya era una enemiga activa del Cristianismo. Cuando miro atrás me doy cuenta que mucho de ello era la absorción inconsciente de la hostilidad general en contra del Cristianismo que es común en lugares como Canadá y Europa; Mi hostilidad ciertamente no estaba basada realmente en mi conocimientos sobre el Cristianismo. Yo había llegado a creer que el Cristianismo convertía a la gente en débil e ingenua; pensaba que era filosóficamente trivial. Yo era ignorante no solo de la Biblia, sino también de la profunda filosofía del Cristianismo y de los descubrimientos científicos que clarificaban los orígenes del universo y la vida en la Tierra.

De joven, en mi lucha por comprender el mundo sin la ayuda de la religión, me involucre en el Objetivismo. El Objetivismo es una filosofía fundada en la idea del egoísmo racional. Está basado en el trabajo de la ferviente atea filosofa Ayn Rand, quien vivió en la Rusia Soviética antes de emigrar a los Estados Unidos. A diferencia de mis padres, al principio de mis veintes, yo me acogí al capitalismo en vez de al socialismo. El Objetivismo me atrajo porque defiende la creencia de que mi vida me pertenecía, y de que podía hacer lo que yo quisiera. Parecía una filosofía fuertemente lógica.

A mediados de mis veintes, me mudé a los Estados Unidos para ir a la universidad y prepararme para una vida dedicada a la ciencia. Me inscribí en el programa de física de la Universidad Eastern Oregón, ubicada en el mismo pueblo pequeño donde mi hermano y yo habíamos nacido. Cuando comencé a experimentar la vida como un adulto independiente, empecé a encontrar al Objetivismo como una filosofía árida y estéril.

Ésta había fallado en responder las grandes preguntas: ¿Cual es el propósito de la vida?, ¿De dónde venimos?, ¿Por qué estamos aquí?, ¿Qué pasa cuando morimos?

También padecía de una falta irónica de consistencia interna. A pesar de su enfoque en la verdad objetiva, la filosofía del Objetivismo no tenía ninguna fuente para esa verdad, excepto la opinión humana. Y, a pesar de su enfoque en disfrutar de la vida, los objetivistas no parecían experimentar alegría alguna en absoluto. En cambio, parecían preocupados, con enojo, protegiendo su independencia de todas las presiones externas.

Yo había estado indirectamente apoyando al Instituto de Ayn Rand con una suscripción a una revista objetivista, pero para ese tiempo estaba empezando a arrepentirme. A pesar de que todavía pensaba que el cristianismo era una tontería, los ataques implacables del Instituto de Ary Rand hacia los cristianos estaban empezando a ser tediosos. Y cuando una de las más prominentes figuras públicas del Instituto montó una defensa pública a favor del aborto por parto parcial como un hecho “pro-vida”, cancelé mi apoyo y ya no me identifiqué con la filosofía. Me di cuenta que había dejado atrás al Objetivismo.

Empecé a concentrar toda mi energía en mis estudios, y me dediqué mucho más a mis cursos de matemáticas y física. Me uní a clubes universitarios, comencé a hacer amigos y, por primera vez en mi vida, estaba conociendo cristianos. No eran como los objetivistas – los cristianos eran gozosos y alegres. Y eran inteligentes también. Me quedé asombrada al descubrir que mis profesores de física, a quienes yo admiraba, eran cristianos. Su ejemplo personal comenzó a tener una influencia en mí y me encontré cada vez más menos hostil hacia el cristianismo.

En el verano después de mi segundo año en la universidad, participé en una pasantía de investigación física en la Universidad de California, San Diego. Por primera vez en mi vida, ya no estaba en el centro de masa de la ciencia -el reino de las verdades científicas ampliamente aceptadas- pero me había trasladado a la frontera de la ciencia, donde se estaban haciendo nuevos descubrimientos.

Me había unido a un grupo del Centro de Astrofísica y Ciencias del Espacio (CASS) que estaba investigando evidencia sobre el “Big Bang”. La radiación del origen cósmico- los restos de la radiación de la gran explosión- proporciona la evidencia más fuerte de la teoría, pero los cosmólogos necesitan otras líneas independientes de evidencia para confirmarlo. Mi grupo estaba estudiando la abundancia de deuterio en el universo primitivo. El deuterio es un isótopo de hidrógeno, y su abundancia en el universo primitivo es sensible a la cantidad de masa ordinaria contenida en el universo entero. Lo crean o no, esta medición nos dice si el modelo del Big Bang es correcto.

Si alguien está interesado en cómo funciona esto, lo describiría, pero por ahora les evitaré los truculentos detalles. Basta decir que una sorprendente convergencia de las propiedades físicas es necesaria con el fin de estudiar la abundancia de deuterio en el universo primitivo, y sin embargo, esta convergencia es exactamente lo que conseguimos. Recuerdo haberme quedado pasmada por esto, impresionada, completa y absolutamente asombrada. Parecía increíble para mí que había una manera de encontrar la respuesta a la pregunta que teníamos sobre el universo. De hecho, parece que todas las preguntas que tenemos sobre el universo tienen respuesta. No hay razón para que sea de esa manera, y me hizo pensar en la observación de Einstein, de que la cosa más incomprensible del mundo es que es comprensible. Comencé a sentir un orden subyacente del universo. Sin saberlo, estaba despertando a lo que el Salmo 19 nos dice claramente: “Los cielos cuentan la gloria de Dios; y el firmamento anuncia la obra de sus manos”.

Ese verano, recogí una copia de El Conde de Montecristo de Alejandro Dumas y lo leía en mis horas libres. Anterior a esto, solamente conocía esta obra como una emocionante historia de venganza, ya que eso es lo que las innumerables adaptaciones de cine y televisión siempre habían destacado. Pero es algo más que una historia de venganza, es un examen filosóficamente profundo del perdón y el papel de Dios en impartir justicia. Esto me sorprendió, y estaba empezando a darme cuenta de que el concepto de Dios y religión no eran tan filosóficamente triviales como yo había pensado.

Todo esto culminó un día, mientras caminaba por ese hermoso campus de La Jolla. Me detuve en seco cuando me ocurrió – ¡Yo creía en Dios!, estaba tan feliz; era como un peso que se había quitado de mi corazón. Me di cuenta de que la mayor parte del dolor que había experimentado en la vida era de mi propia creación, pero que Dios lo había usado para hacerme más sabia y compasiva. Fue un gran alivio el descubrir que había una razón para el sufrimiento, y era porque Dios era amoroso y justo. Dios no podía ser perfectamente justo a menos que yo- justo como cualquier otro – estaba hecha para sufrir por las cosas malas que había hecho.

Durante un tiempo estuve contenta de ser una teísta y no perseguí a la religión más allá. Pasé un verano muy agradable en el CASS, y luego durante mi último año en la Universidad conocí a un hombre que me gustó mucho, un estudiante de ciencias de la computación proveniente de Finlandia. Él había estado en las fuerzas especiales de la Fuerza de Defensa de Finlandia, y tenía un carácter de lo más bizarro que he conocido. Pero también era un hombre de fuerza, honor e integridad profunda, y me encontré poderosamente atraída por esas cualidades. Al igual que yo, él había crecido siendo ateo en un país laico, pero había llegado a aceptar a Dios y a Jesucristo como su salvador personal cuando tenía unos veinte años, a través de una experiencia personal intensa. Nos enamoramos y nos casamos. De alguna manera, a pesar de que yo no era religiosa, me sentí reconfortada al casarme con un hombre cristiano.

Ese año me gradué de la licenciatura en física y matemáticas, y en el otoño, comencé estudios de posgrado en astrofísica en la Universidad de Texas en Austin. Mi esposo estaba un año detrás de mí en sus estudios, por lo que me trasladé sola a Austin. El programa de astrofísica en la Universidad de Texas era en un ambiente mucho más riguroso y desafiante que en mi pequeña alma mater. El rigor académico, combinado con el aislamiento que sentí de mi familia y amigos que estaban lejos, me dejó bastante desanimada.

Un día paseando por una librería, vi un libro llamado La ciencia de Dios por Gerald Schroeder. Estaba intrigada por el título, pero algo más me obligó a leerlo. Tal vez fue la soledad, y yo estaba deseando una conexión más profunda con Dios. Todo lo que sé es que lo que leí me cambió la vida para siempre.

El Dr. Schroeder es un individuo único, es un físico entrenado en el MIT y también un teólogo aplicado. Él entiende la ciencia moderna, ha leído los comentarios bíblicos medievales y antiguos, y es capaz de traducir el Antiguo Testamento del hebreo antiguo. Por consiguiente fue capaz de hacer un análisis científico de Génesis 1. Su trabajo me demostró que Génesis 1 era científicamente sólido, y no sólo un “mito tonto” como los ateos creían. Me di cuenta de que, sorprendentemente, la Biblia y la ciencia están de acuerdo por completo. (Si usted está interesado en los detalles de esto, bien puede conocerlos a través de mi presentación o leer el libro del Dr. Schroeder.)

El gran trabajo de Schroeder me convenció de que Génesis es la palabra inspirada por Dios. Pero algo me llevó más allá. Si Génesis es literalmente cierto, entonces ¿por qué no los Evangelios, también? Leí los Evangelios, y encontré a la persona de Jesucristo extremadamente cautivadora. Me sentí como Einstein cuando dijo que estaba “fascinado por la figura luminosa del Nazareno.” Y sin embargo aún luchaba, porque no me sentía cien por ciento convencida de los Evangelios en mi corazón. Yo sabía de la evidencia histórica de su verdad. Y por supuesto, sabía que la Biblia era fiable debido a Génesis. Intelectualmente, sabía que la Biblia es verdad, y como una persona de intelecto tuve que aceptarlo como verdad, aunque no lo sintiera así. Eso es lo que es la fe. Como dijo CS Lewis, es aceptando algo que usted sabe que es verdad, a pesar de sus emociones. Así que, me convertí. Acepté a Jesucristo como mi salvador personal.

Tal vez esto suena fríamente lógico. Me lo parecía a mí, y por esa razón a veces me preocupaba si mi fe era real. Pero entonces, hace un par de años atrás tuve la oportunidad de descubrirlo. Ese año comenzó con mi diagnóstico de cáncer y un tratamiento desagradable. No mucho tiempo después, mí esposo se enfermó de meningitis y encefalitis, y no estaba claro si iba a recuperarse; no sabíamos si estaría paralizado o peor. Le tomó cerca de un mes, pero afortunadamente, se recuperó. En ese momento, estábamos esperando nuestro primer hijo, una niña. Todo parecía bien hasta los seis meses, cuando nuestra bebé dejó de crecer. Nos enteramos de que tenía trisomía 18, una anomalía cromosómica fatal. Nuestra hija, Ellinor, nació muerta poco después.

Fue la pérdida más devastadora de nuestras vidas. Durante un tiempo perdí la esperanza, y no sabía cómo podría continuar después de la muerte de nuestra hija. Pero finalmente tuve una clara visión de nuestra niña en los brazos amorosos de su Padre celestial, y fue entonces cuando tuve paz. Reflexioné que, después de todas esas pruebas vividas en un año, mi esposo y yo, no sólo estábamos más cerca entre sí, pero también más cerca de Dios. Mi fe era real.

No sé como hubiera hecho frente a tales pruebas cuando era atea. Cuando se tienen veinte años, estas saludable, y tienes a tu familia alrededor, te sientes inmortal. Nunca pensé en mi propia muerte o la posible muerte de mis seres queridos. Pero llega un momento en que el sentimiento de la inmortalidad se desvanece, y te encuentras obligado a enfrentar lo inevitable, no sólo tu propia aniquilación, sino la de tus seres queridos.

Hace unos años, cuando estaba investigando un artículo sobre la naturaleza del tiempo, me sorprendí al descubrir que sólo las creencias abrahámicas y sus ramificaciones se sostienen en un tiempo lineal. Todas las demás tradiciones religiosas se sostienen en un tiempo cíclico. No sólo el tiempo cíclico parece más intuitivamente correcto -nuestras vidas se rigen por muchos ciclos en la naturaleza- sino que ofrece una conexión reconfortante con lo Sagrado a través del eterno retorno. La versión moderna y laica de esto es el Multiverso.

Georges Lemaître fue un sacerdote belga y físico que resolvió las ecuaciones de la relatividad general de Einstein y descubrió que, en contra de la filosofía predominante de los últimos 2,500 años, el universo no era necesariamente eterno y estático. Descubrió en su solución la evidencia matemática de un universo en expansión, y lo discutió vigorosamente. Por esa razón, se le considera el padre de la gran explosión – el Big Bang – (a lo que él llama “la hipótesis del átomo primitivo”). Poco antes de morir, se le dijo que su hipótesis había sido reivindicada por el descubrimiento de la radiación del origen cósmico, la predicción más importante de la hipótesis. Este descubrimiento también reivindicó las primeras palabras de la Biblia después de 2,500 años de duda- hubo un principio. Y ese principio significaba que el universo tuvo una causa trascendente, pues nada en la naturaleza es su propia causa. Los ateos se consternaron por ello y se vieron obligados a retractarse de la idea del Multiverso.

La idea del Multiverso postula que hay un enorme número, posiblemente un número infinito, de universos paralelos. Es una idea interesante, pero en última instancia no es científica. La ciencia sólo puede estudiar lo que podemos observar en este Universo. No puede inclusive tener la esperanza de estudiar el Multiverso. Sin embargo, algunos ateos se aferran a la idea, porque es la única alternativa seria a Dios, como la fuerza creativa detrás del Universo y es una manera de hacer frente a la mortalidad en la ausencia de Dios. El problema es que la mayoría de los defensores del Multiverso no han explorado seriamente sus implicaciones lógicas. Creo que, cuando lo hacen, su visión del mundo les lleva a la desesperanza.

Hugh Everett es un ejemplo de ello. Él era un brillante físico que es conocido por lo que se llama “La interpretación de muchos mundos de la mecánica cuántica”. Trató de explicar los efectos extraños, casi místicos, del mundo cuántico al rechazar su dependencia de las probabilidades. Propuso en cambio que todos los posibles resultados de cada experimento realmente suceden, pero suceden en universos alternativos. Esta fue la primera encarnación científica del Multiverso.

Everett no estaba motivado únicamente por las matemáticas. Él entendió las implicaciones de sus creencias ateas, y estaba buscando una manera de escapar de la aniquilación que es inevitable en la cosmovisión atea. Para él, la idea de muchos mundos era una forma de inmortalidad. Quería creer que había un número infinito de Hugh Everetts, todos habitando en estos universos alternos, porque era una manera de evitar el terror de la aniquilación. Pero, como Jesús nos dijo, debemos juzgar a un árbol por sus frutos. La visión del mundo de Everett no le ofreció a él, ni a su familia, confort verdadero alguno. Él era un alcohólico deprimido que se consumió, bebió y fumó hasta la muerte, a la edad de 51 años. Su hija se suicidó años después, e indicó en su nota de suicidio que ella esperaba terminar en el mismo universo paralelo que su padre.

En el Multiverso no somos únicos; hay muchas “copias” de cada uno de nosotros. Si es real, entonces hemos vivido y viviremos un número infinito de vidas. De hecho, ya hemos vivido esta vida exacta un número infinito de veces. Todas esas vidas están perdidas y sin sentido. Viviremos un número infinito de veces de nuevo. Everett y otros que creen en el Multiverso no han vencido a la muerte; creen que han encontrado una forma de engañarla, pero esta forma de “inmortalidad” es en realidad una prisión de la que no hay escapatoria. ¿Eso te suena horrible? Suena horrible para mí. Al igual que con la filosofía de Ayn Rand, el Multiverso es en última instancia estéril de fe y propósito.

No creo que estemos encerrados en esa especie de prisión. Pero la única forma de ser libre es si el universo y todo lo que hay en él fueron creados, no por algún mecanismo inconsciente, pero por un ser personal -el Dios de la Biblia-. La única forma en que nuestras vidas son únicas, con propósito, y eternas es si un Dios de amor nos creó.

****

Amo mi carrera de astrofísica. No puedo pensar en nada que prefiera hacer que estudiar el funcionamiento del universo, y me doy cuenta ahora que mi fascinación de toda la vida con el espacio ha sido realmente un intenso anhelo de una conexión con Dios (“Porque desde la creación del mundo las cualidades invisibles de Dios – su eterno poder y deidad – se hacen claramente visibles, siendo entendidas por medio de las cosas hechas “[Romanos 1:20]). Pero también siento un fuerte llamado a ministrar a otros a través de este mismo trabajo.

Nunca olvidaré a la estudiante que me inició en este camino. Cuando yo era estudiante de posgrado, no mucho después de que me había convertido al cristianismo, estaba auxiliando dirigiendo una sesión de un curso de astronomía, y estábamos hablando sobre la cosmología del Big Bang. Después de la sesión, la estudiante vino a mí y muy tímidamente me preguntó, si estaba bien ser un científico y creer en Dios. Le dije, por supuesto; Yo era científica y creía en Dios. Ella estaba visiblemente aliviada, y me dijo que uno de sus profesores en otro departamento había dicho que no se podía ser religioso y creer en la ciencia a la misma vez. Estaba angustiada por esto, y me pregunté cuántos otros jóvenes estaban luchando con preguntas similares acerca de la ciencia y la fe. Me decidí a ayudar a otros que están luchando con dudas. También quería ayudar a la gente a responder con seguridad a los argumentos ateos falsos. He luchado con esto, porque sé que va a ser un camino difícil de recorrer. Pero el significado del sacrificio de Jesús no me deja ninguna duda acerca de lo que tengo que hacer.

Cuando estaba en el proceso de convertirme en creyente, dos cosas me atrajeron a Dios, la abrumadora evidencia de su implicación en el mundo físico y su justicia perfecta. Yo puedo ayudar a la gente a ver la obra de Dios en el mundo físico, pero no estoy cualificada con justicia perfecta. Ninguno de nosotros está. La justicia perfecta de Dios exige la expiación del pecado, pero debido a nuestra naturaleza imperfecta, no somos capaces de llevar a cabo la expiación. Dios envió a su Hijo unigénito, Jesucristo, para la expiación por nosotros. Jesús fue crucificado, murió y fue sepultado, y al tercer día resucitó. Se logró la justicia perfecta.

Jesús triunfó sobre la tentación, el pecado y la muerte. Si optamos por aceptar el regalo de la salvación, somos reconciliados con Dios:       “ Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” (Juan 3:16 ) No sé quién es usted, querido lector, o cual sea su pasado. Tal vez usted es un creyente; si es así, usted ya conoce el poder de estas palabras. Pero si usted todavía está buscando a Dios, quizás usted elegirá, como lo hice yo, aceptar este gran regalo de la salvación y reconciliarse con Dios.

Weekly Psalm 19: Mars

Here is your weekly reminder of Psalm 19 — Mars.

mars-globe-valles-marineris-enhanced-br2

This image shows Mars from 2500 km above its surface. The great slash covering more than half of Mars’ apparent diameter is Valles Marineris (Mariner Valley), named after its discoverer, the Mariner 9 orbiter that visited the Red Planet in the early 1970s. Valles Marineris dwarfs the Grand Canyon — it is 4,000 km long, 200 km wide, and in some parts it is 7 km deep. To put this into perspective, consider that the distance from Seattle to New York is 4,600 km.

Why do we love Mars so much? I think it’s because for two centuries Mars offered the most tantalizing possibility of extraterrestrial life in the universe. It started in the 18th century when William Herschel was moved by similarities between the Red Planet and Earth to speculate that it may be inhabited, and was further fueled a century later by Giovanni Schiaparelli’s observations of what he thought were canals on its surface.

We’ve observed Mars in much greater detail through several NASA missions, including landers, and have found no compelling evidence that is now or has ever been inhabited. Yet that hardly seems to matter. Perhaps it is because Mars offers a challenge that’s tantalizingly within reach — to visit the planet and perhaps even colonize it — that we remain so fascinated with our nearest planetary neighbor.

Image credit:NASA/JPL-Caltech.

Which god is the Creator?

Speaking of anklebiters, ‘francisco’ asked the following in the comments to an article about quantum mechanics and the creation of the universe:

is there physical evidence that the cause of the universe is a superior been?
and if that was the case, which one of the thousands of gods the human has created is the cause of the universe?

I suspect he is not entirely sincere in his desire to know the answer to the first question (anklebiters are tediously reliable with their tells). In any case, francisco, if you’re reading this, I suggest you look through the archives of this website [here and here, especially] and read Gerald Schroeder’s book, The Science of God, to acquaint yourself with the evidence for God’s existence.

The second question is meant to show how arbitrary it is to believe in any one particular god as the creator of the universe, so, ha ha, aren’t we Christians a bunch of rubes. But it’s really just a silly question that betrays an ignorance of the basics of world religions and unforgivably superficial thinking.

Let’s consider the panoply of gods in Greek mythology. Each god governs an aspect of nature, or an abstract idea, an occupation, and so on. Zeus rules the skies, Poseidon rules the seas, Aphrodite is the goddess of love and beauty, and so on. None of them is a supreme being or creator god, so we can rule them all out. Likewise for the Roman gods, the Viking gods, the Babylonian gods, and so on. That narrows things down considerably.

That’s not to say that these religious traditions do not include creation myths. In fact, it’s become something of a secular fad to point out the similarities of the earliest creation myths with details of Genesis in an attempt to discredit the latter. However, once you examine these creation myths you begin to see that they invariably skirt the issue of the creation of the universe and deal instead with the establishment of the divinity of earthly rulers or the creation of a new world, land, or empire. Such is the case with the Mesopotamian and Egyptian creation myths that predate the writings of Moses, as well as others like the Greek, Roman, and Viking myths.

What we’re left with is three religious traditions that hold to a definite, coherent account of the creation of the universe from nothing by a supreme being. Furthermore, they are the only religious traditions I’m aware of that recognize the linearity of time and a timeline for creation that corresponds to the scientific record. These are, in order of their historical establishment, Judaism, Christianity, and Islam. So, it really comes down to two supreme beings — God and Allah. There are ways to distinguish between the two as the most likely candidate for the creator of the universe, but I’ll save that for a later discussion.

Anklebiters

There is a particular type of atheist who just can’t help but strike a pose of sneering superiority every time someone posts my testimony somewhere on the Internet:

These guys usually turn out to be the variety of atheist known as “anklebiter,” described by Vox Day here:

Anklebiters are a brain-damaged form of midwit. They are almost always atheist, further pointing towards the atypical neurological profile required for that, they are usually male, and they tend to be unexpectedly poorly educated and badly read despite their observable intelligence. Most importantly, they lack the normal ability to admit failure, back up, and start over that normal individuals possess. And lacking it, they therefore lack any ability to improve their arguments or even to question any of their adopted beliefs.

That’s why anklebiters are always disappearing when trounced, only to reappear again and make the exact same arguments that have already been dismissed. The problem … is that this renders them immune to dialectic, and they tend to ignore pure rhetoric because they are not emotionally invested in their nonsense arguments. The more virulent form, the trolls, are sociopathic and have no meaningful human emotions to which one can appeal.

In effect, anklebiters are little more than genetically human bots, which is why there is no point in arguing with them or insulting them. They are not capable of adding anything to the discourse, so as soon as an anklebiter is identified, they are best ignored…

If they start showing up here in numbers, I will probably have to take that advice. For now, I tend to engage them, because I can practically guarantee they will disappear as soon as I invite them to participate in meaningful discussion. 

I have not heard from this person since. Maybe he’s reading through the website and formulating a response. If he fails to respond with anything substantial, it will be consistent with the anklebiter profile.

Speaking of which, our old friend OpenMind back popped up again to suggest I read some book or other:

Never got a response to that. Maybe he’s reading Vox’s book, but I tend to doubt it. I challenged another atheist who was email-pelting me with endless questions to read it, and never heard back from him. (Vox’s book seems to have the same affect on atheists that a crucifix has on vampires.)

[If you’re wondering what a midwit is, see here.]

Weekly Psalm 19: The Horsehead Nebula

Here is your weekly reminder of Psalm 19 — the Horsehead Nebula.

Hubble_Sees_a_Horsehead_of_a_Different_Color
The Horsehead is one of the best-known nebulae, owing to its distinctive shape in the likeness of — you guessed it — a horse’s head. This is one small part of a region of ongoing star formation in the great Orion Molecular Cloud Complex. The pink color in the cloud is a result of hydrogen gas excited by the ultraviolet light from a nearby star.

Most images of the Horsehead Nebula show it in visible light; the above image is in infrared, which allows us to peer into the inner structure of the cloud. Visible light is blocked by dusty gas, but longer wavelength infrared light can penetrate the dust.

Image credit:NASA/ESA/Hubble Heritage Team.

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 202 other followers